¡¡¡PROMOCIÓN!!! ENVÍOS GRATIS A ESPAÑA PENINSULAR Y PORTUGAL PENINSULAR A PARTIR DE 25,00 € * (39 € EN BALEARES) · ENTREGA 24-72 HORAS ** (hasta el 31 de mayo)

single product

KARA
chocolate

5,50

Jabón artesanal para pieles muy secas, maduras o piel de naranja.

 

Propiedades de los ingredientes activos: Nutritivas, antioxidantes, astringentes, detoxificantes, estimulantes, revitalizantes, hidratantes y mejoran la elasticidad de la piel.

 

Presentación: 1 pastilla de 100 gr.

 

Envío gratis para pedidos mayores a 35€**
2,99€ para pedidos mayores a 25€* / 4,99€ para pedidos menores de 25€**
** España Peninsular y Portugal Peninsular. Consulta aquí los precios y tiempos de envío para Islas Baleares y para otros destinos dentro de la UE.
*** Preparación en 24-48 h. y entrega en 48-72 h.

Hay existencias

SKU: 1010100005 Categories: , ,

Descripción

El Cacao. El cacao, origen del chocolate, aporta numerosos beneficios a nuestra piel y cabello. Estas son algunas de sus propiedades para el cuidado de la piel:: 

 

  • El chocolate, aplicado sobre la piel, estimula la oxigenación celular y mejora la circulación sanguínea, por esta razón se utiliza en tratamientos anticelulíticos y en métodos de rejuvenecimiento del cutis. Asimismo, también es utilizado en procedimientos remodeladores y reductores por sus propiedades reafirmantes y detoxificantes. El chocolate es también un potente hidratante y nutriente gracias a los nutrientes que contiene (hierro, calcio, vitaminas A, B1, C, D y E) que ayudan a mantener los niveles necesarios de humedad de la piel.
  • Contiene antioxidantes que ayudan a ralentizar el envejecimiento de la piel gracias a su acción frente a los radicales libres.
  • También es ideal para pieles sensibles o con tendencia reactiva así como para las pieles con tendencia acneica (acneic – prone skin).
  • Activa la microcirculación de cara y cuerpo y mejora la elasticidad, por ello, la piel lucirá más firme y tersa. En el rostro ayuda a suavizar las arrugas y en el resto del cuerpo disimula la presencia de marcas, estrías, cicatrices, etc.

 

Para el cuidado del cabello el chocolate también resulta un fabuloso aliado:

 

  • Regula la producción de grasa al ejercer un efecto astringente y normalizador en aquellos cabellos con exceso de sebo a consecuencia del desequilibrio en el cuero cabelludo.
  • En el lado opuesto, mejora el cabello seco debido a su efecto hidratante. El pelo lucirá con mucho más brillo y suavidad.
  • También contribuye al tratamiento anticaspa y previene la dermatitis seborreica.

Modo de uso

Frotar la pastilla de jabón sobre la piel húmeda hasta conseguir la limpieza deseada.

Aclarar con agua limpia después de usar.

Ingredientes

Sodium Olivate, Sodium Cocoate, Aqua, Glycerin, Benzyl Benzoate*, Theobroma Cacao Fruit Extract (Powder), Parfum, Benzyl Alcohol*

 * Procedente de los aceites esenciales contenidos en el perfume

Curiosidades

La historia del cacao y el chocolate es también la historia del encuentro del Viejo Mundo con el Nuevo. Esta es la Leyenda del Cacao:

Hablemos de la leyenda del origen del cacao, esa que encontramos en el Tonalámatl, el libro de los augurios de los sacerdotes de la diosa Xochiquetzal, la historia de cuando los dioses, compadecidos de los trabajos que pasaba el pueblo tolteca, resolvieron que uno bajara a la tierra para ayudarles, enseñándoles las ciencias y las artes. Decidieron que fuera Quetzalcóatl, que hacía tiempo se empeñaba en ayudar a los toltecas, quien tomara forma humana y descendiera sobre Tollan, la ciudad de los hombres buenos y trabajadores.

Y así se hizo: “Quetzalcóatl descendió por un rayo de la estrella de la mañana, dejando asombrados a los toltecas con su aparición, particularmente por su indumentaria hecha toda de una materia luminosa, y por su blanca y rizada barba, luminosa también. Todo el pueblo comprendió que aquel aparecido no era un simple mortal y , desde luego, le rindió adoración, rompiendo sus feos y oscuros dioses de barro.

Junto con Quetzalcóatl, dominaba el dios Tláloc (“el señor que está dentro de la tierra”) , el dueño de las lluvias, dador de la vida y dueño de las almas separadas de los cuerpos. Reinaba también Xochiquetzal (“flor emplumada”) la diosa de la alegría y el amor, esposa de Tláloc y descubridora del pulque. Todos los dioses eran buenos, y dirigidos por Quetzalcóatl enseñaron al pueblo tolteca el saber, hasta hacerlo sabio y artista, conocedor de la marcha de los astros, lo que le permitió medir el tiempo y señalar en el calendario el cambio de las estaciones para aprovechar las lluvias y levantar las cosechas.

Quetzalcóatl les dio además a los toltecas el don de una planta que había robado a los dioses, sus hermanos, quienes la guardaban celosamente, porque de ella obtenían una bebida que, pensaban, sólo les estaba destinada a ellos. Quetzalcóatl sustrajo el pequeño arbusto de flores rojas, prendidas a largas ramas de hojas alargadas, inclinadas hacia la tierra, a la que ofrecía sus oscuros frutos. Plantó en los campos de Tula el arbolito y pidió a Tláloc que lo alimentara con la lluvia, y a Xochiquetzal que lo adornara con flores. El arbolillo dio sus frutos y Quetzalcóatl recogió las vainas, hizo tostar el fruto, enseñó a molerlo a las mujeres que seguían los trabajos de los hombres, y a batirlo con agua en las jícaras, obteniendo así el chocolate, que en el principio sólo tomaban los sacerdotes y los nobles.

Fue licor sagrado y lo tomaban agrio o amargo. Más tarde se le mezcló con miel, y a la llegada de los españoles, éstos le agregaron azúcar y leche, tomándolo caliente y haciéndolo la bebida de lujo de la época colonial.

Así pues, Quetzalcóatl fue dador del cacao en sus cuatro clases: el cauhcacahuatl, el mecacahuatl, el xochicacahuatl y el tlalcacahuatl, que era el que tostaban, reservando los otros tres para moneda, pues el fruto se consideraba símbolo de riqueza. Los toltecas fueron ricos y sabios, artistas y constructores; gozaban del rico chocolate y eran felices, lo cual despertó la envidia de los dioses, más aún cuando descubrieron que tomaban la bebida destinada únicamente a ellos.

Juraron venganza, contra Quetzalcóatl primero y contra el pueblo tolteca después. Para eso llamaron a Tezcatlipoca – “espejo humeante”, dios de la noche y de las tinieblas. Este dios, enemigo de Quetzalcóatl, el dios luminoso, bajó a la Tierra por el hilo de una araña y disfrazándose de mercader se acercó a Quetzalcóatl para ofrecerle la bebida que Xochiquetzal había descubierto.

El dios luminoso se hallaba en su palacio inmensamente triste, pues un sueño le había hecho saber que los dioses preparaban su venganza y temía por el pueblo al que había hecho rico, sabio y feliz. Quetzalcóatl bebió del jugo que se le ofrecía, que era el octli , el jugo fermentado del metl, el maguey, llamado por el pueblo tlachiuhtli – o sea, el pulque. Quetzalcóatl lo bebió y se embriagó, con gran regocijo del malvado Tezcatlipoca, y bailó y gritó ante el escándalo del pueblo que lo miraba hacer gestos ridículos. Después se durmió, y, al despertar, con la boca amarga y en la cabeza un dolor profundo, se dio cuenta de que los dioses lo habían deshonrado y que se preparaba la ruina del pueblo tolteca y la caída de la gloriosa Tollan.

Al sentir Quetzalcóatl que ya nunca podría ver a los que había enseñado a ser buenos y honrados sin tener una gran vergüenza, decidió marchar hacia el rumbo de la estrella vespertina, su casa. Marchó entonces hacia el mar, hacia la llamada Nonoalco – en las playas de lo que hoy es Tabasco – y, allí arrojó, por última vez, las semillas del cacao, que bajo su mano florecieron y quedaron ahí como la postrer dádiva del dios luminoso. Después entró en el mar y, aprovechando un rayo de luz de la estrella de la tarde, se volvió a su morada de luz.

Y ahora sabemos porqué ya no florece el cacao en el Altiplano y solamente se le cosecha en tierras lejanas, donde pasó sus últimas horas el dios luminoso, el dador de la bebida de los dioses: el chocolate.

(https://lossaboresdemexico.com/el-cacao-y-su-hermosa-leyenda-de-amor/)

icono whatsapp