ENVÍOS GRATIS A ESPAÑA PENINSULAR Y PORTUGAL PENINSULAR A PARTIR DE 35,00 € * (49 € EN BALEARES) · ENTREGA 24-72 HORAS **

single product

SEDNA
aceite de oliva 100%

5,50

Jabón artesanal 100% aceite de oliva, para todo tipo de pieles.

 

Propiedades de los principios activos: Hidratantes, regeneradoras, antioxidantes y revitalizantes.

 

Presentación: 1 pastilla de 100 gr.

 

Envío gratis para pedidos mayores a 35€**
2,99€ para pedidos mayores a 25€* / 4,99€ para pedidos menores de 25€**
** España Peninsular y Portugal Peninsular. Consulta aquí los precios y tiempos de envío para Islas Baleares y para otros destinos dentro de la UE.
*** Preparación en 24-48 h. y entrega en 48-72 h.

Hay existencias

SKU: 1010100020 Categories: , ,

Descripción

Acite de Oliva. El aceite de oliva es un aceite Mediterráneo que destaca por sus propiedades saludables tanto como ingrediente vital en la dieta mediterránea como a nivel cosmético:

 

  • Es un gran hidratante ya que reduce la pérdida de agua transepidérmica y mejora la salud y apariencia de la piel.
  • Debido a su alto contenido en vitamina E, el aceite de oliva actúa como un poderoso antioxidante natural, aportando elasticidad e hidratación a la piel. Ello contribuye a retardar el proceso de envejecimiento cutáneo y nos protege frente al daño ambiental.
  • Frena el envejecimiento prematuro también gracias a su riqueza en vitaminas A, D, K y E además de escualeno.
  • Sus propiedades regeneradoras ayudan a reducir y suavizar las marcas e imperfecciones cutáneas como estrías, cicatrices o marcas de la piel y es apto incluso para pieles atópicas.
  • Rico en tocoferol, ácidos grasos mono-insaturados y minerales esenciales que lo convierten en un gran hidratante para la piel y el cabello seco y dañado. También se puede utilizar para fortalecer las puntas abiertas y disminuir el encrespamiento.
  • Para las uñas también es un buen aliado ya que las fortalece y les dá brillo.
  • Como desmaquillante y limpiador aporta un plus ya que ayuda a reducir las líneas de expresión y los signos de la edad y revitaliza el tejido cutáneo. 

Modo de uso

Frotar la pastilla de jabón sobre la piel húmeda hasta conseguir la limpieza deseada.

Aclarar con agua limpia después de usar.

Ingredientes

Sodium Olivate, Aqua, Glycerin

Curiosidades

Breve historia del aceite de oliva

Los aceites vegetales se han empleado en la historia de forma habitual. Se ha empleado en la gastronomía, aunque también se le han dado otros usos como los religiosos, la cosmética y como combustible en la iluminación para las lámparas de aceite de la vida diaria y en los templos.

 

“Aceituna” y “oliva” en castellano son sinónimos, sin embargo, la etimología de estos dos términos ofrece una idea sobre el origen y la historia de esta grasa vegetal. La palabra “oliva” proviene del término del griego clásico “ελαια” y deriva al vocablo latino “óleum”. Éste, dio lugar a términos como “oil” en inglés o “öl” en alemán. Por su parte, la palabra “aceite” deriva del vocablo hebreo “zait” que en árabe pasó a ser “zaitum”. Estos términos hacen referencia tanto a la aceituna como al aceite, es decir, al jugo que sale de la aceituna. Así, la etimología de ambos términos relaciona directamente el origen del aceite de oliva con las zonas bañadas por el mar mediterráneo. Sin duda, una de las curiosidades del aceite de oliva más destacadas.

 

El origen de la producción de aceite de oliva hay que buscarlo en la antigüedad en el Creciente Fértil (que va desde los ríos Tigris y Éufrates hasta el Nilo). En el 4000 a. C. se realizó un cruce entre una variedad africana de olivo y otra oriental para dar una especie con frutos grandes para extraer su aceite. En excavaciones realizadas en la zona se han encontrado molinos de aceite.​ Se sospecha que las primeras plantaciones se realizaron en la extensa área que va desde Siria a Canaán (desde el 5000 a. C. hasta comienzos del 3000 a. C.).​ Se cree que este uso de la aceituna quizás naciera con la agricultura. No obstante, se conocen usos del árbol del olivo en el Paleolítico Superior (12000 a. C.).

En Egipto, hacia el 2000 a. C., se comenzó a usar el aceite de oliva con fines cosméticos. Ya los egipcios apuntaban a Isis como la diosa que enseñó a los hombres el cultivo del olivo. Los mismos egipcios empezaron a comercializar el aceite de oliva​ importándolo de Creta.​ En el interior de las cámaras funerarias se ven representadas vasijas y ánforas con aceite de oliva. Este aceite sería un producto común en el Mediterráneo, junto con el pan y el vino.

La producción oleícola llegó a los griegos a mediados del II milenio a. C., a través de la conquista micénica de Creta (donde se documenta la producción de aceite y su uso ritual desde el período minoico antiguo). En la posterior civilización helénica de esta área, el aceite de oliva siempre tuvo un importante papel. En la época de la expansión colonial griega, en torno al siglo VII a. C. los griegos llevaron la producción de aceite a Italia.

En la mitología griega se narra que la fundación de la ciudad de Atenas está ligada al árbol del olivo. La leyenda cuenta que los habitantes encomendaron al primer rey del territorio, Cécrope, la misión de elegir un nombre para la ciudad en honor a la divinidad que más beneficios trajese para el territorio. Atenea, diosa de la sabiduría y Poseidón, dios de los mares, se disputaron este privilegio. El dios de los mares hizo brotar un manantial salado, lo cual no tuvo una gran acogida por los habitantes. Atenea, en cambio, hizo florecer junto al manantial “el primer olivo”. Un árbol que traería múltiples beneficios a la ciudad debido a las propiedades con las que contaba. Cécrope, finalmente, se posicionó del lado de la diosa de la sabiduría y otorgó su nombre a la ciudad. Atenas recibiría por tanto su nombre gracias al primer olivo plantado por la diosa y que fue venerado en la Acrópolis.

Los fenicios, el gran pueblo comerciante de la antigüedad mediterránea, llevó el cultivo del olivo a las costas del sur de la península ibérica, la actual Andalucía, hacia el siglo XI a. C. Pronto dicha tierra habría de convertirse en una de las principales zonas de producción del oro líquido. Fueron los fenicios los que asimismo introdujeron la producción oleícola en el Magreb y Cerdeña.

Las costas de Tripolitania, la provincia Bética y el Mediterráneo francés fueron los tres grandes centros de producción de aceite durante los siglos del Imperio. En la Hispania romana, la provincia Bética (suroeste de la península ibérica) alcanzó una gran prosperidad, en parte debido a las exportaciones de aceite de oliva.​ Una muestra del comercio de Hispania con Roma es el monte Testaccio. El Testaccio, o monte de los tiestos, es una colina artificial de 250 m. × 150 m. en su base y de más de 50 m. de altura, formada por los millones de restos de ánforas olearias (de aceite de oliva), arrojadas en él durante casi trescientos años, desde la época de Augusto, hasta mediados del siglo III, donde más del 90 % corresponde a ánforas béticas. La tradición popular de la capital de Italia, que recoge historias de la colina como testimonio de la gloria de Roma, conserva la leyenda de que se trataría del lugar donde se arrojaban las ánforas que contenían el tributo de todas las provincias a la ciudad imperial. En la enormidad de ese monte, los habitantes de la ciudad veían un símbolo del poder de la Roma antigua y de la bonanza económica de su gran imperio. No obstante, la tradición popular yerra en su identificación: el Testaccio está formado por las ánforas que contenían el tributo y la riqueza del aceite de una sola provincia, la Bética y, en menor medida, de la Tripolitania, según el modelo (Dressel) de vasija hallados en dicho yacimiento romano.

En la antigüedad, igual que actualmente, el centro de la producción andaluza se encontraba en el valle del Guadalquivir, si bien entonces el mayor peso recaía algo más al oeste que actualmente, ya que el predominio está en las provincias de Jaén y Córdoba.

Otros datos y curiosidades

La producción de aceite de oliva a nivel mundial se concentra sobre todo en zonas bañadas por el Mar Mediterráneo. La Unión Europea se ha convertido en la principal exportadora de ‘oro líquido’ al exterior y sus países son los que más consumen este producto. España es el país que tiene una mayor producción de este tipo de aceite, seguido de Italia. Andalucía es la comunidad que más aceite de oliva produce en España. Cada año, en nuestro país se producen aproximadamente 1,2 millones de toneladas que equivalen en torno al 44% de la producción a nivel mundial. En España las principales variedades de aceitunas son la Picual, la Hojiblanca, la Arbequina y la Cornicabra. El aceite de oliva que se extrae de cada una presenta unas propiedades diferentes.

Un dato curioso sobre el aceite de oliva es que posee exactamente el mismo número de cromosomas que el ser humano, es decir, 46. ¡No es de extrañar que tenga tantas propiedades beneficiosas para nuestro organismo! 

El aceite de oliva no deja de sorprendernos, también comparte propiedades con uno de los medicamentos más utilizados, la aspirina. El jugo de la aceituna posee propiedades antiinflamatorias. Así, una décima parte de una dosis de este medicamento es equivalente a unos 50 gramos de aceite de oliva.

El aceite de oliva es una grasa de origen vegetal, es por esto que al igual que el resto presenta un alto contenido calórico. Lo que sí es cierto es que es menos elevado que otros aceites de origen vegetal, como el aceite de girasol o la margarina. 

La creencia común es que a mayor acidez el aceite de oliva es de mejor calidad, pero es justamente al contrario. El Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE) es el aceite de oliva en su estado más óptimo y para que este sea considerado como tal debe tener un porcentaje de acidez inferior a los 0.8. Así, un aceite será mejor cuanta menor acidez posea.

En el ‘oro líquido’ del que hablaba Homero encontramos similitudes con una bebida tan popular como es el vino. ¿Por qué? Porqué al igual que éste, el aceite de oliva es catado y posee gran variedad de aromas. Y cada plato marida bien con un tipo de aceite distinto, al igual que ocurre con el vino. Las diferentes variedades de aceituna producen diferentes tipos de aceite de oliva, con sabores y características diferentes. Por esto, cada tipo de aceite combinará mejor con un plato distinto. Por ejemplo, el Aceite de Oliva Virgen Extra procedente de la variedad Arbequina, se combina con ensaladas, tostadas o aliños por su sabor suave. Por su parte, el AOVE Picual, debido a su gran estabilidad frente a la oxidación, se recomienda para guisos, conservas o frituras. Cualquier aceite de oliva es excelente, pero la elección de una variedad u otra dependerá del uso que se le vaya a dar.

El aceite de oliva es también la mejor opción entre todas las grasas vegetales para freír. Esto es así porque es más estable ante el calor, soporta altas temperaturas sin que su composición se vea afecta y sin producir reacciones tóxicas

Finalmente, el olivo es el árbol más longevo, cuenta con una vida útil de 300 a 600 años aproximadamente. Durante este tiempo, el olivo puede estar produciendo aceitunas y, por ende, aceite de oliva. 

(Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Aceite_de_oliva#Historia_del_aceite_de_oliva)

Saber más en: https://es.wikipedia.org/wiki/Historia_del_aceite_de_oliva

icono whatsapp